Un Buda en Carlos Paz

 

Mirá nuestro video en YouTube

En la mañana de hoy, viernes 5 de agosto, le regalamos una preciosa estatua a Villa Carlos Paz. Quien tuvo este hermoso y considerado gesto fue su autora material, María de los Angeles. Es un regalo y una manera pacífica de hacer oir nuestra voz.

“Nos han quitado a nuestro maestro y queremos que él regrese con todos los honores que se merece. No como un criminal”, explicó la artista a los diversos medios que se acercaron a cubrir el significativo acontecimiento.

La escultora quiso dejarle la carta al intendente de la ciudad, Carlos Felpeto, pero por cuestiones burocráticas la mandaron a mesa de entrada. También dejó la carta en el Concejo Deliberante.

Todos fueron muy amables, e incluso los visitantes ya habían comenzado a sacarse fotos, pero lamentablemente tuvimos que retirar la estatua de Buda, hasta que la ciudad acepte formalmente este regalo para toda la gente que ama la libertad. Esperemos que no se demoren mucho más.

Esta fue la carta que dejó:

Al Sr. Intendente de la ciudad de Villa Carlos Paz, a los Sres. Concejales, al Poder Judicial, al Jefe de Policía, a las fuerzas vivas y a todos nuestros conciudadanos:

La artista y escultora María de los Ángeles Vizcaya anhela hacer un regalo al conjunto de la ciudad de Villa Carlos Paz, en una imagen representativa de la pluralidad filosófica y religiosa.

Como ustedes ya bien saben, los integrantes de la Escuela El Cántaro solemos poner esculturas con la figura de “Buda” en los ámbitos en los cuales realizamos nuestros estudios y entrenamientos. No porque nuestra filosofía de vida corresponda unilateralmente a la religión budista, sino porque otorgamos a esa imagen (como a tantas otras de diferentes orígenes culturales y religiosos) el poder de convocarnos al auto-perfeccionamiento, a la tolerancia, y al logro último de la paz construida en la propia armonía interior.

“Buda” no es una persona con nombre y apellido, es un estado del ser, del cuerpo y del alma. Es el logro del Amor, la Compasión y la Sabiduría Suprema.

Quiero entonces ofrendarles este regalo, en estos tiempos de incertidumbre, en los cuales pareciera querer imponerse en nuestra comunidad lo más despótico del oscurantismo. Porque creo fervientemente en el triunfo eterno de la Justicia y la Bondad en la vida del hombre, sé que eso es posible…

Espero humildemente que acepten mi obsequio, como signo de respeto e inmenso agradecimiento a todos los hombres y mujeres honestos y veraces de esta ciudad y de los alrededores, que día a día nos dan su apoyo en este momento difícil que estamos atravesando.

Sin más, me despido de ustedes con las palabras de Buda:

“Paz y Beatitud a todos los seres”.