Por qué elegimos un Buda como símbolo

Cada gran profeta de la humanidad representa un símbolo particularmente significativo del camino integrador y  evolutivo del hombre. Buda enseña la pureza del desapego. Enseña el camino del medio o camino recto, el  aquietamiento del corazón y la vigilancia de los pensamientos que extravían. No se trata de huir del mundo; ya que “la vida es lo que hacemos con ella. El mundo es continuamente creado por los actos buenos y malos de los hombres. El hombre que no disciplina su mente y no aquieta su corazón, es arrastrado por la avidez del orgullo y el poder a un  laberinto ilusorio de miserias. Crea alrededor suyo el mundo desequilibrado del mal.

Acorde a estas ideas, si un ministro del Estado no piensa en los grandes planes de la nación y trabaja sólo para su provecho recibiendo sobornos, causará una decaída rápida de la moral pública. El engaño dominará las relaciones sociales, los fuertes ultrajarán a los débiles, el rico se aprovechará del pobre, y todos con principios equivocados torcerán las cosas rectas. Bajo estas condiciones el poder gubernamental se inutiliza y la política se relaja. Este tipo de funcionario público destruye la felicidad del pueblo y debe ser considerado como el mayor criminal porque es el origen de los desórdenes de la nación.

Hace un par de semanas la casa donde vivo fue allanada. Al preguntar porque me allanaban a mí, si la causa es contra Mario Indij, la respuesta textual expresada por una detective de Córdoba fue: “vamos a perseguirlos y allanarlos a todos hasta que él aparezca; porque en este momento él la está pasando bárbaro y vos estas acá, y te está pasando esto, tírame un dato, un domicilio, un teléfono, algo y esto no pasa más” No se Uds. como toman estas palabras, no parece coincidir con la idea de justicia representada en la estatua de una mujer con los ojos vendados que se aprecia al ingresar al Palacio de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que significa que la “buena justicia” no distingue entre las personas, se aplica en forma equitativa y con el mismo rasero mide a todos los ciudadanos;  sino todo lo contrario; tenemos una justicia presa de un accionar corrupto, presionando para poder salvar a un fiscal orgulloso, avaro y codicioso de poder; que no posee la inteligencia de ver su necedad y falta de ética; y que ni siquiera respeta el Código Procesal.

Asimismo, me llamó la atención ver en algunos policías la certeza de que sabían que no estaban ante delincuentes, expresando frases como disculpen “nosotros somos los silenos de la justicia”; “Nos vamos a cruzar seguramente, y no quiero que te quede una mala impronta de nosotros, sólo cumplimos órdenes”; hasta su propia gente ve la incoherencia de estar allanándonos a nosotros, perdiendo el tiempo, cuando miles de aberraciones, crímenes y delitos suceden en simultáneo.

Llegaron al extremo de perder el respeto por los niños. Cuando llegaron a la casa estaban mis hijas, quienes se asustaron muchísimo, por el modo en que entraron a la casa, porque buscaban armas; demás está decir que no las encontraron. Les reiteramos el pedido de permitir previo al allanamiento que los niños sean retirados del hogar y evitar dejar esta desagradable impronta en su ser.

Fueron tantas las preguntas insidiosas que sería muy largo el relato, pero en cada una de ellas se apreciaba la falta de neutralidad, no están investigando a fin de encontrar la verdad, quieren justificar todos sus errores procesales, quieren dar precedente a una Ley inconstitucional, y están como perros hambrientos desesperados buscando huesos; para que el sistema judicial corrupto, el poder político corrupto y una Iglesia en decadencia sigan existiendo; y mientras tanto siguen y siguen cometiendo errores y abusos de poder.

Tengo la absoluta certeza de que todo se va a resolver a favor de nuestro Maestro, hace casi 20 años que estoy a su lado; fui testigo en muchas oportunidades de su sabiduría, su grandeza de ser y su altruismo; sería contrario a las leyes otro final.

Los brillantes carros de los reyes están destruídos; el cuerpo también se aproxima a la destrucción; pero la virtud de las personas nunca se acerca a la destrucción. El saber de un sabio pasa a otro sabio y no encuentra jamás la destrucción.

Nosotros somos guerreros porque luchamos contra nuestro ego, contra todo aquello que no es digno, ético y corresponda a una verdadera moral en nosotros mismos, y esa lucha interna es lo que nos da el valor, la perseverancia y la voluntad de defender la verdad todos los días ante personajes mentirosos, necios y corruptos como Mazzuchi, Carreras, Silleta, RAVICS, etc.

Porque el odio nunca fue aniquilado por medio del odio: el odio se extingue mediante el amor.

 
 

Mirá nuestro video en YouTube