Carta a los padres

 

Conocí a Mehir a los 22 años de edad y no me separé de él hasta que estos lamentables episodios sucedieran hace más de un mes. Hoy tengo casi 40 años. O sea, 18 años de verlo a diario y seguir su enseñanza, y a la vez estar insertado en la sociedad como ciudadano de Villa Carlos Paz.

Me pregunto: ¿cómo podría vivir un ciudadano con el cerebro lavado y reducido a servidumbre 18 años en una sociedad?

En todo este tiempo jamás he visto ni conocido a la mayoría de las personas que hoy nos injurian, calumnian, persiguen a Mehir y encarcelan a Miriam Macías.

Sí sé que todos estos individuos (señores Silleta, Carreras, fiscal Mazzuchi, abogado Navarro) armaron esta persecución ideológica a la manera de la inquisición, juntando durante años pequeñas gotas de veneno destilado de un puñado de personas que penosamente pasaron por la Escuela para confirmar su enemistad y que jamás han conocido la enseñanza ni profundamente al maestro Mehir. 

Todo este aparato siniestro es sustentado económicamente por un grupo de padres resentidos por la separación psicológica de sus hijos, que no pudieron retener usando inclusive su tan conocido soborno económico y afectivo. Es a esos padres como miembros de una sociedad a quienes me dirijo y les pido que depongan esa actitud infantil en pos de recuperar lo que jamás tuvieron: un vínculo real con sus hijos.

Aceptar la idea de que sus hijos son incapaces de discernir entre lo bueno y lo malo, entre lo justo y lo injusto, lo moral e inmoral, ¿no es acaso dudar de ustedes mismos, quienes supuestamente formaron con amor y criterio educacional las capacidades de sus hijos? ¿Qué fantasías tienen al respecto? ¿Qué es “el cerebro lavado” para ustedes? ¿Cómo pueden dejarse llevar por extraños letrados al punto de desconocer a sus propios hijos y poner en tela de juicio sus capacidades de discernimiento?

Exhorto a todos los padres de discípulos del maestro Mehir de la Escuela El Cántaro, a que pongan cartas en el asunto y se manifiesten ante la justicia para pedir que se retiren los cargos que pesan sobre el maestro Mehir y la liberación inmediata de la injusta encarcelación de Miriam Macías.

Queremos a nuestro maestro nuevamente en el país, para continuar con el proyecto del edificio “El Cántaro”, para el cual todos nosotros, con total uso de razón de común acuerdo, juntaremos nuestro dinero.

Sin más y contando con el apoyo de todos los padres y personas de bien, que nos reconocen como ciudadanos, profesionales y vecinos de la ciudad de Villa Carlos Paz, pido que se haga justicia

PD: Agradezco a mis padres no pertenecer a esta persecución.

Cristian