Una adolescente criada en la Escuela

Nací en la escuela de Mehir. Terminé el secundario como cualquier otra  adolescente, con muy buenas notas. Estudié en una escuela terciaria un tiempo, ahora estoy estudiando música, haciendo danza, desarrollo mi pensamiento, estudiando, y entrenando artes marciales. Tengo buena salud.

Quiero que sepan que nada de lo que dicen de Mehir es verdad. Soy la más indicada para decir esto, ya que lo conozco más que todos ustedes.  Y lo se PORQUE SOY SU HIJA.

Fui criada por él y puedo decirles que siempre he tenido libe elección para pensar y hacer lo que quisiera y que nadie me lavó el cerebro jamás, y que no existe ningún abuso, estafa, ni asociación ilícita en su vida. Lo sé bien, porque todas esa estupideces se contradicen a gran escala con todo lo que me transmitió desde pequeña.

Durante mi infancia me enseñó a ser correcta, a diferenciar lo que está bien de lo que está mal (recalco esto ya que muchos adolescentes tienen dudas al respecto), me enseño a no mentir ni a mentirme, a ser honesta en todas las circunstancias sin aprovecharme de nada ni de nadie, a dejar mi ego de lado para ayudar a los de más, a ver mis lados oscuros y tratar de erradicarlos.

Desde muy chiquita , además de ir a la escuela donde van todos, iba a una escuelita para niños que Mehir creó, donde desarrollábamos nuestras emociones y sentimientos ensoñando leyendas de iniciados y profetas de todos los tiempos, que luego plasmábamos en imágenes en la hora de dibujo y pintura; también teníamos un horario de entrenamiento del cuerpo con el arte marcial del Lien Chi, donde lo más importante era aprender el control y la concentración, y esto iba acompañado de poemas de guerreros antiguos y grandes sabios. También hacíamos danza árabe para desarrollar la sutileza y los datos femeninos, así como participábamos en orquestas de músicas de todas las culturas… ¿hay algo malo en eso?

Yo creo que toda esta cacería encarnizada de parte de algunos medios, ex discípulos, etc, es una persecución ideológica, pero al no poder atacar sus ideales de ayudar al mundo, atacaron al hombre queriendo encerrarlo sin ninguna prueba porque las ideas no se pueden matar. Y esto lo hicieron con algunas declaraciones mentirosas de personas no morales que fueron echadas por Mehir por ser deshonestos, de corazón oscuro. Y tenía toda la razón, porque podemos ver bien que como fuente de motivación para todo lo que hacen tienen el odio, el rencor, que hasta llegaron a encerrar a Miriam en una cárcel.

La fuente de motivación que nos une a todos nosotros, los discípulos, es, en cambio, el amor. Todavía no entiendo como hay gente y padres que no ven eso. Me encantaría que todos los niños de hoy aprendieran lo que yo aprendí de niña, dejándonos construir la escuela “El cántaro”, retirando los cargos a Mehir y liberando a Miriam Macías.

Desde que Mehir se fue paso los días con un gran vacío en mi corazón, pero sigo realizando todo lo que me enseño, y sé que no estoy sola, que tengo a todos los discípulos con los que puedo contar, y que también está Dios protegiéndome en cada momento.

Mehir NO SOLO ES MI PADRE… Además es y siempre será mi maestro.