Denuncia al Fiscal Mazzuchi

Denuncia al Fiscal de V.C.Paz por retardo de Justicia: tomaron la indagatoria a Miriam Macías 21 días después (la Ley establece 24hs.). 21 días en prisión, sin saber por qué. Esto es lo que pensamos acerca de él.

 

Señor Fiscal General de la Provincia:

RAINIERO PALACIO y JORGE SANTIAGO PÉREZ, de la matrícula de abogados de la Primera Circunscripción Judicial, constituyendo domicilio ad litem en calle Pablo Barrelier # 2728 (Bº Lomas de San Martín) de esta ciudad Capital a Vuecencia decimos:

1º-) Somos abogados co-defensores de la ciudadana MIRIAM MABEL MACÍAS quien se encuentra encarcelada indebidamente desde hace más de un mes, actualmente alojada en el penal de Bower por orden y a disposición del Fiscal de Instrucción de la ciudad de Villa Carlos Paz (Depto. Punilla de esta provincia), Dr. Mazzuchi y en tal carácter venimos en las condiciones del art. 146 ritual a denunciar el retardo de justicia en que ha incurrido el funcionario de marras al no resolver la situación legal de nuestra pupila en tres días, no obstante haber sido solicitado ello con recomendación de pronto despacho, como consta en la copia cargada en la presentación pertinente que se encuentra agregada en un reclamo de idéntico tenor que el presente presentado ante la Cámara de Acusación de esta Capital.

2º-) El funcionario de mención aprehendió a nuestra pupila en un allanamiento que practicó con el rimbombante y mediático propósito de perseguir a una banda de traficantes de esclavos y, como en el domicilio allanado se encontraba de casualidad nuestra clienta, no se le ocurrió cosa mejor que detenerla, no obstante no contar con elemento probatorio alguno que justificara la sospecha de que tenía alguna relación o involucramiento con lo investigado.

3º-) Como era de prever, tan empinada tarea resultó un fiasco, porque el tenaz Mazzuchi no encontró un triste campo de concentración ni un establecimiento fabril o agropecuario en donde se sometiera a la servidumbre a persona alguna haciéndola trabajar de sol a sol en forma inmisericorde. Como lo que quedó entre manos tornaba injustificable la detención, a caballo de una testimonial que recepcionó presumiblemente en forma coactiva (lo que se dilucidará en su oportunidad) le imputó a la desgraciada mujer víctima de su celo encarcelador y vindicativo que se encontraba en el lugar y momento inadecuado un delito de acción dependiente de instancia privada, sin salvar los escrúpulos de procedibilidad establecidos en el art.72 del C. Penal, situación ésta de conocimiento de la Cámara de Acusación, tribunal éste que tiene a decisión un cuerpo incidental referido a la cuestión de la excepción de falta de acción oportunamente planteada como de previo y especial pronunciamiento.

4º-) En orden a la cuestión incidental aludida, el Fiscal Mazzuchi formó cuerpo aparte por cuerda (tal la actuación radicada en la Cámara de Acusación) y continuó raudante en el cuerpo principal su investigación, desplazada ahora desde la esclavitud a las orgías sexuales mientras su víctima permanece encarcelada y no obstante que la decisión sobre la actuación de oficio de un delito de acción dependiente de instancia privada es de previo y especial pronunciamiento.

En este tramo, Mazzuchi recepcionó la declaración testimonial de una joven que habría sido protagonista de un menaje á trois que resulta ser uno de los delitos que Mazzuchi imputa a nuestra clienta: la testigo fue terminante en el sentido de que tal intercambio sexual jamás había existido por lo que el sentido común indicaría que, ante la evidente falta de pruebas sobre los hechos, el Instructor, depondría su tenaz y obcecada persecución de fantasmas y se llamaría al realismo, haciendo cesar los efectos de sus arbitrarias decisiones. Aclaramos que no podemos en este acto justificar formalmente este aserto, porque el Fiscal denunciado se negó a otorgar copia autenticada de la testimonial desincriminatoria, haciendo gala otra vez de su rampante arbitrariedad.

6º-) Ante la nueva prueba que daba por tierra la acusación inicial resultaba esperable que se dictara resolución desincriminatoria (aunque fuera un provisorio auto de falta de méritos) que posibilitara el cese del injusto encierro de nuestra cliente, pero la obcecación del Magistrado hace que las cosas permanezcan como el primer día. La encartada sigue encerrada ad referéndum de la magnanimidad de su captor, a pesar de que indagada, ha vencido el término para que su secuestrador resuelva la situación y todo sigue igual, sus defensores han solicitado que se resuelva la causa con recomendación de pronto despacho y Mazzuchi, que parece situarse por encima de la Ley, hace caso omiso de la grave advertencia que comporta el pronto despacho que se presentara y en su pertinacia irresponsable deja vencer el término de gracia que la Ley le concede y no resuelve la causa manteniendo el encarcelamiento de la víctima de este verdadero abuso de poder judicial habilitando así esta queja ante Vuecencia que -fácilmente se comprende- sólo es la víspera del pedido de enjuiciamiento que estamos dispuestos a solicitar, para lo cual no nos va a temblar la mano.

7º-) Ante el requerimiento del este Tribunal sobre su desprecio sobre el pronto despacho, el Fiscal Mazzuchi tiene el descaro de informar a la Fiscal Adjunta Dra. Malvacio que al asunto del pronto despacho ya lo había resuelto, ocultándole que, en realidad, lo que había resuelto era no resolver la causa, escudándose en la disposición del art. 182 3º ritual en tanto dispone el no cómputo de los plazos procesales durante la tramitación, -entre otros supuestos- de incidentes, pasando por alto en su ignorancia y mala fe que el incidente radicado en la Cámara de Acusación tramita en cuerpo aparte, esto es, por cuerda, en tanto que el principal sigue su marcha indetenible en la Fiscalía de Mazzuchi donde se siguen derepcionando testimoniales pero la situación legal de la encarcelada sigue sin resolver.

Se trata, en Doctrina, de un incidente no suspensivo que no puede por ello, tener el efecto que el infractor normativo le quiere atribuir.

Encima de ignorante y carcelero, el denunciado quiere ser pícaro: hacerle pasar gato por liebre a su Superior jerárquico, situación ésta inadmisible.

Acá no hay ignorancia sino dolo de prevaricar al interpretar torcidamente la ley para zafar de la obligación funcional de resolver las causas, como ya hiciera antes al pretender justificar su apertura de causa violando el art. 72 C.P. con una interpretación extensiva y analógica de dicha norma, como se denunciara al informar en apelación.

Este Cuerpo de Control del Ministerio Público Fiscal no puede mirar para otro lado, mientras groseramente se violan las garantías procesales que atañen a la libertad personal del imputado por parte de un subordinado: debe instruir al Inferior para que resuelva de inmediato o, también de inmediato, disponga la libertad personal de nuestra defendida bajo caución juratoria.

Tenga Vuecencia por denunciado el retardo de justicia, requiera los informes del caso y prosiga el trámite ordenado por el art. 146 2º ritual, instruyendo al Instructor para que resuelva de inmediato o, también de inmediato, disponga la libertad personal de nuestra defendida bajo caución juratoria. Que todo ello SERA ESTRICTA JUSTICIA.