La Ley Antisectas es Inconstitucional

 

En referencia a la Ley Provincial 9891 (Ley Anti Sectas) de la Provincia de Córdoba y al informe sobre sus impulsores.

La ley antisectas en la provincia de Córdoba, impulsada por la legisladora María Amelia Chiófalo (Unión por Córdoba), argumentando: “detrás de las libertades religiosas y de cultos, garantizadas de manera absoluta por nuestras Constituciones nacional y provincial, se esconden los manipuladores de siempre, grupos inescrupulosos que, utilizando técnicas de manipulación psicológica y el estado de vulnerabilidad en que muchas veces se encuentran los adeptos…”

En mi opinión, la ley propone un debate interesante sobre la práctica de estos cultos y los perjuicios que los mismos pueden provocar en ciertos individuos, pero planteada de esta manera se convierte en una norma poco precisa, que se opone en primer lugar a los derechos establecidos en la Constitución Nacional:

Art. 14 – Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: (…) de profesar libremente su culto.

Art. 19 – Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe.

Debería además, recibir tratamiento en la comisión de salud (como propone Serra) y en todo caso ampliarse el debate, revisando el impacto que otras instituciones, como por ejemplo las educativas, los medios de comunicación y demás herramientas de “manipulación psicológica” tienen en los ciudadanos. Considero que el lugar para llevar a cabo el debate planteado en este informe es la legislatura.

En cuanto al caso puntual de la Escuela (El Cántaro), el informe no aporta datos, por lo que no podemos determinar si puede llevarse a cabo en nuestra comisión”.

Carmín Santos – Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.