Miriam sigue presa por inoperancia burocrática

Hace cinco días (el jueves 14/7), remitieron desde Córdoba el expediente del juez. Ahora parece que está perdido en las oficinas burocráticas de la justicia. Lo cierto es que al día de hoy el mismo no ha llegado a Villa Carlos Paz.

Luego de realizada la denuncia correspondiente en la Secretaría Penal del Tribunal Superior de Justicia, dicen que recién mañana a las 12 del mediodía estarían trayendo el expediente a Villa Carlos Paz. Significa que, por la burocracia e inoperancia de la “justicia” de Córdoba, Miriam estuvo presa ilegalmente, una semana más.

Miriam Macías está presa hace diecinueve días (1/7) y continúan sin tomarle la indagatoria correspondiente. Por lo tanto, se le niega la libertad. Y esto también implica que nuestros abogados no tienen acceso al expediente. Por lo tanto, no sabemos de qué se la acusa. Ni las circunstancias. Ni quiénes. Ni porqué.

¿Eso no es sospechoso? ¿Eso no es una injusticia con todas las letras (diez, para ser exactos)?

A nosotros, y seguramente a gran parte de la sociedad, nos recuerda a métodos de otras épocas recientes, épocas de justicia dictada a dedo. De gente que dictaba destinos. De dictados duros. De dictaduras. No de un país democrático y con igualdad para todos los habitantes…
¿Cómo era eso de “un hombre es inocente hasta que se demuestre lo contrario”?

En la Escuela todos lo aprendimos: hay que aprender a unir la palabra a la acción.
O como decía el maestro Kung-tsé, (Confucio): Hay que llamar a las cosas por su nombre.

Esta es una maniobra elucubrada con malicia: se detuvo a Miriam un viernes, y al no tomársele indagatoria, se aseguraron que pasara el fin de semana en la comisaría. Luego, cuando tenían que tomarle el testimonio, la indagatoria se “atrasó” un día y entonces comenzó, CASUALMENTE, la feria judicial. Por lo tanto, Miriam fue trasladada a la cárcel de Bower. Luego el expediente tardó una semana en recorrer 30 km (que son unos 40′ de auto) y entonces el juez dispuso que sí, que el abogado Dr. Pérez, tenía razón, que había que hacerle la indagatoria. Y otra vez el expediente NO LLEGÓ. CASUALMENTE se extravió. O como legalmente quieran justificarlo. En mi barrio le decían “hacerse el sota” o “embarrar la cancha”. En otro contexto: “desgaste psicológico”, etc.

Lo cierto es que Miriam está presa hace más de 15 días por “vericuetos legales”. Pero nosotros creemos otra cosa. Nosotros creemos que Miriam Macías está presa porque no se atreven a decir la verdad. No se atreven a indagarla como corresponde porque tienen miedo de que las falsas acusaciones se desmoronen como un castillo de naipes construido por un novato. No se atreven a seguir los caminos legales habituales porque tienen miedo de que sus alas de Ícaro se derritan intentando llegar a una Verdad que les quema en el alma. No quieren indagarla porque temen que la maquinaria que construyeron con piezas compradas de contrabando se arruine ni bien la enciendan. Creemos que para armar este Frankenstein hay que tomar algunas partes que ya olían mal hace mucho tiempo.

Sabemos que el mal se destruye a sí mismo. Es un hecho a lo largo de la historia.
El tiempo puede ser un aliado que fortalece. O un enemigo mortal, para aquellos que no están dispuestos a juzgarse a sí mismos.
El tiempo es nuestro aliado.
Y se hará Justicia.

Escuchá el Audio en YouTube