/por

Una despedida y un legado de luz

Es así: se muere como se vive. Debemos comprenderlo, para vivir mejor. Y también para dejar este mundo nuevamente, una y otra vez, llevándonos en nuestro ser más profundo la enseñanza que vinimos a aprender.