maestro mehir

Hemos recibido en nuestra página de defensa www.maestromehir.org, un texto escrito por un jurista que sigue muy de cerca esta causa injusta, alentándonos a seguir con nuestra lucha, “…convencido de que muy pronto se revelará a la luz de la verdad esta trama infame contra la libertad de creencias que mina las raíces de nuestra Constitución Nacional.”

¿Qué está sucediendo con el derecho humano a la libertad de conciencia en nuestro país? ¿Una “policía del pensamiento”?

La causa fraudulenta contra el maestro Mehir, bajo la máscara de un supuesto delito de abuso sexual por manipulación psicológica, está encubriendo una persecución ideológica que vulnera gravemente las garantías constitucionales de cientos de ciudadanos. En los más de 40 allanamientos (entre allanamientos oficiales y encubiertos en forma de robos, y otros mecanismos intimidatorios) a discípulos y allegados a la escuela El Cántaro, se han secuestrado libros, bibliotecas enteras, cuadernos con apuntes de estudio, carpetas, revistas, notebooks, pendrives, etc… y se pregunta insidiosa y tendenciosamente sobre la dinámica de la “secta”, dejando explícitamente aclarado que “todo lo referente al culto tiene que ver con la causa…”

Es un atropello de persecución e intimidación ideológica secuestrar material intelectual y libros de la biblioteca privada de una persona que no está imputada en ninguna causa penal, por el solo hecho de adherir a las enseñanzas de un maestro de conocimiento, pero es también una grosera y estridente corroboración del auténtico móvil de la cacería encarnizada contra el maestro Mehir y una manifestación más que evidente, de que es una persecución inquisidora e inconstitucional: un atentado a la libertad de culto e ideológica que recuerda las quemas de libros en la dictadura militar, y pretende brutalmente amedrentar y erradicar la libertad de pensamiento…

Hay una tendencia creciente en el ámbito de la defensa de los derechos humanos individuales, a nivel internacional, de considerar la libertad de culto o religiosa (garantizada en nuestra constitución nacional) dentro del derecho inalienable y primordial a la libertad de conciencia o libertad de convicciones. Distintos tratados internacionales a los que Argentina ha adherido garantizan esta libertad por encima de cualquier intento de restricción censuradora o discriminadora. La libertad religiosa es protegida por el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Artículo 9 de la Convención Europea sobre Derechos Humanos que dice “Todos tienen derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión.” Prácticamente todo país democrático en Europa ha implementado el Artículo 9 de la Convención Europea de Derechos Humanos en su ley nacional. Sin embargo, en los hechos, se está irradiando desde la más oscura y subterránea pervivencia inquisidora medieval “cazabrujas”, una fuerte tendencia europea a la discriminación y censura, como instrumentación retrógrada de una “policía del pensamiento” a través de especialistas antisectas y agrupaciones xenófobas y sectofóbicas, que atentan muy gravemente contra el derecho humano primordial a la libertad de conciencia.

Lo que está ocurriendo hoy es que grupos e individuos son etiquetados como sectas y miembros de sectas, no por algún crimen que el grupo haya cometido, sino porque un grupo de autonombrados “expertos” deciden que son una llamada secta y por tanto deben ser perseguidos. Esto no es nuevo en la historia de Europa en lo absoluto. Los romanos persiguieron a los cristianos, los cristianos persiguieron a las brujas, los nazis persiguieron a los judíos. Aceptar la persecución con base al etiquetado de grupos como sectas, que nadie puede definir ni determinar qué criterios definen a un grupo como secta, sería aceptar un futuro oscuro para los derechos de los hombres y mujeres de Europa. El etiquetado de secta ha espantado a muchos para no levantar la voz en contra de estas obvias atrocidades, debido al miedo de ser etiquetados ellos mismos.

En su editorial del 23 de junio de 2000, el diario francés Le Figaro se preguntó si la Iglesia Católica no sería blanco de la ley anti-culto en el futuro: “Una joven que ha elegido vivir fuera del mundo, que ha renunciado a sus pertenencias, dejado sus ropas, se ha cortado el cabello, que obedece sin murmullo a todo trabajo duro sin salario y se levanta muchas veces en la noche a recitar oraciones aprendidas de memoria, puede ser considerada algún día, por un juez, como una víctima de “manipulación mental”. Sin embargo, así es como viven las Carmelitas” (1).

Esta tendencia condenatoria de toda ideología o creencia, filosofía o religión de agrupaciones minoritarias, viene seductoramente ofrecida para el consumo masivo, por una propaganda mediática (que podríamos llamar auténtico “lavado de cerebro” por su capacidad de sugestión perversa) que asocia peyorativamente el término “secta” a conductas delicitivas vinculadas necesariamente a creencias peligrosas para la sociedad. De tal manera que para el sentido común manipulado del hombre medio, una secta ya implica conductas perversas provenientes de “ideas inaceptables” y todas las sectas de por sí son destructivas. Esta falacia retrógrada que tan gravemente está violando los derechos humanos más elementales se considera “vanguardista” para los legisladores que intentan llevar la ley anti-sectas, aprobada en la ultra conservadora Córdoba, a todo el país, apoyados con campañas mediáticas y escándalos públicos, como el escándolo premeditado en la Feria del Libro de Salum contra Claudio María Domínguez.

Dice el presidente de Calir (Consejo Argentino para la Libertad Religiosa), Juan G Navarro Floria, en “SECTAS” O NUEVOS MOVIMIENTOS RELIGIOSOS ANTE EL DERECHO ARGENTINO:

En el derecho argentino no hay una legislación específica sobre “sectas”. En ello la Argentina coincide con la tendencia dominante en el derecho comparado occidental y con la proposición mayoritaria de la doctrina. Esta es una opción correcta. Basta para dar respuesta a “las sectas” (sea lo que fuere que se entienda por tales) con la legislación común. (…)

Ciertamente, es inadmisible que las personas, o los grupos, sean penalizados en función de sus creencias. Por eso, al decir que los límites a la actuación de las “sectas” deben colocarse en el código penal, lo que se afirma es que lo que puede –y debe- penalizarse, son las conductas antisociales o atentatorias contra el bien común. Incluso si son realizadas con pretexto o pretendida justificación religiosa, y en algunos casos con mayor severidad justamente por esa desfiguración o abuso de lo religioso. Pero únicamente las conductas concretas, y siempre en el marco del debido proceso y garantizando el derecho de defensa ante el juez natural.

Si esta idea es vinculada con la postulación hecha previamente de algunos principios orientadores en esta materia, habrá que concluir que la sanción penal no puede ni debe ser provocada ni agravada por la creencia o pertenencia religiosa que tenga en concreto el autor de los hechos que se juzgan: es igualmente grave el abuso sexual de un menor cometido por un sacerdote católico que el realizado por un pai umbanda; y como se sabe no estamos hablando de casos meramente hipotéticos”.

(…) “Dado que el estado democrático laico no puede discriminar a los grupos religiosos en función de sus creencias, es inevitable que algunos grupos que doctrinaria o teológicamente son considerados “sectas” por otros, incluso por la Iglesia mayoritaria, obtengan reconocimiento por parte del Estado. Es muy probable que también obtengan dicho reconocimiento, grupos que en su modo de actuar tengan “características sectarias” según se describen éstas habitualmente. Como por otra parte, puede haber también dentro de la Iglesia Católica grupos o instituciones que presentan algunas de esas características, o que realizan prácticas que presentadas de modo aislado o exagerado servirían para catalogarlos como “sectas”, tal como ha ocurrido injustamente en otros países.

En la medida en que estos grupos y personas no transgredan la ley, no corresponde al Estado ni al derecho impedir su actuación. Es responsabilidad de las iglesias y confesiones históricas, en todo caso, dar a sus miembros y fieles la contención y la formación necesaria para evitar su emigración a otras formas religiosas; y no recurrir a la fuerza estatal para impedirlo, cosa por otra parte imposible de hacer sin violentar gravemente la libertad de conciencia.”

Sin embargo, lo que está ocurriendo, como consecuencia de la violación del derecho a la libertad de conciencia, es que una causa es prearmada acusando de un delito “no excarcelable” a un individuo completamente inocente, con la metodología maquiavélica de condenar y erradicar a una supuesta “secta”, por sus creencias e ideología. Y aunque el proceso de investigación da cuenta estridentemente de la inexistencia de pruebas del supuesto delito, la fiscalía sigue allanando e intimidando, recaudando material privado de contenido ideológico, que hasta puede encontrarse en cualquier librería y después de meses, cuando se solicita reiteradamente su devolución, responden irónicamente, en algún nuevo allanamiento, que “todavía no los han empezado a estudiar…”

Es evidente para los cientos de personas de la escuela El Cántaro, que no se está investigando ningún supuesto delito, lo que se está ejerciendo es la presión coercitiva inconcebible en una Argentina que se declara democrática, por parte de una “policía del pensamiento”.

Augusto H., Jurista.

(1) Para ampliar la información sobre “Cacería de brujas moderna” y la creciente discriminación religiosa en Europa, véase Cazadebunkers: www.cazadebunkers.com

Agradecemos por este medio al Dr. Augusto H. por habernos recibido y por este escrito que nos resulta altamente significativo y un aliciente para seguir luchando. Nuestro más sincero agradecimiento y reconocimiento a su responsabilidad profesional.

Escuela de Conocimiento El Cántaro

8 comentarios
  1. mariapaulagiannotta Dice:

    Y debe haber algún motivo por el cual no nosdevuelven nuestras pertenencias.Deben estar tan ávidos de conocimiento que antes de ir a dormir los estudian.Y ….si sería muy interesante.Pero no tenían que recurrir a semejantes metodos.Se pueden pedir prestadas las cosas entre seres humanos.Yo toda la vida he prestado y me han prestado libros.Es más, cuando nos los devuelvan,nos reunimos en un cafecito a comentarlos.Ya tienen todos y algunos hasta repetidos varias veces.Como bien lo dice en la antesala de cada uno de los libros de esta Escuela “Luego de un trabajo de décadas y décadas,hemos decidido recuperar todas las notas de estudio para hacer nuestra propia contribución a las almas sedientas que vagan por el desierto de la confusión de la información actual”….Este conocimiento está en el mundo desde hace muchos años.No es privativo de esta Escuela.

    ¿Será necesario,entonces allanar Universidades,Bibliotecas,Centros de Investigación y Estudio de toda clase con este mismo liviano e ilógico criterio?Mientras el tiempo pasa la verdad se arracima y se fortalece en más gente que cree en nosotros.La Justicia también nos dará la razón.

    ” Cuando todo es noche se sabe que el Cielo existe.Cuando todo sabe a muerte se sabe que la vida no muere.”

    Se sabe que el Cielo existe.
    Cuando todo sabe a muerte
    Se sabe que la vida no muere.”

  2. Virginia Dice:

    No podrán allanar nuestra convicción en el Camino que voluntaria y conscientemente elegimos, en la Inocencia del Maestro Indij, en la rectitud de las ideas que estudiamos, en el modo de vida sano que intentamos llevar a cabo!!!
    Se llevan nuestros libros, pero lo más triste es que ni siquiera los leen!!! Tal vez los picotean como buitres tratando de sacar alguna frase de contexto… Es lamentable la forma en que están procediendo!!!

  3. marcelo Dice:

    parece que siempre quiere aparcer la barbarie , deberian analizar la historia y pensar en los martires ,que sufrieron a manos de esta misma ignorancia levantada en esta epoca tambien donde quieren decidir mi forma de adoracion ,mi forma de creencia .esta misma cosas se vivieron en el pasado con resultados lamentables para muchas culturas y credos .se ve que esta gente goza con el dolor ajeno y busca a quien torturar para satisfacer sus mas retorcidos deseo e imponer sus pensamientos miserables e ignorantes ..tengo derecho a elejir mi forma de creer y mi forma de pensar, creo que la sociedad tiene derecho a elejir ,informarse conocer y abrazar la cultura y religion que satisfaga su intelecto razon e ideas ,yo eleji aprender del maestro mehir y quiero ser como el ,a mi nadie me hobliga ni condiciona ,esto lo escribo de mi puño y letra .
    creo fervientemente en la inocencia del maestro mehir adiero a su enseñanza y comparto con la escuela de conocimiento el cantaro la libertad de culto.gracias señor jurista por mostrar el trafondo de esta causa que es solo persecucion idelogica …basta de martires sobresemiento del maestro mehir …..

  4. Nadia Dice:

    ¿Y a este le llamamos pais democrático?. Más corroboro la injusticia, mas me hierve la sangre, y me planto firme en mis convicciones.

    No queda mucho mas por decir… “PARA SER ES NECESARIO HACER”

  5. Maria Dice:

    Realmente se necesita respirar hondo y pausadamente en estos tiempos de atropello y falta de discernimiento.
    Pero gracias a Dios hay personas con valores, que piensan por sí mismas, que establecen juicios correctos,coherentes.Pueden separar el trigo de la cizaña.
    Viví en la adolescencia el clima de proceso en la Dictadura, y me parece inadmisible estar viviendo algo similar(en una supuesta democracia) por adherir como “libre pensadora” a una determinada corriente ideológica.
    Confío que se haga justicia, y no sólo la Justicia Divina, sino también la justicia de los hombres, que debería mirar más al Cielo para no cometer las atrocidades que realiza.
    No obstante, estamos firmes, fuertes, ya que “las Ideas no se matan”, son eternas y saben salvaguardarse por sí mismas.

  6. Manuel Dice:

    Me lo pregunte en un comienzo y me lo sigo preguntando.
    Hasta cuando?
    Hasta cuando en este pais y en el mundo se va a seguir prohibiendo la libre elección de culto y creencia? Hasta cuando tenemos que seguir aguantando atropellos por parte de la seudo justicia, hasta cuando vamos a ser postergados como ciudadanos y hasta cuando vamos a postergar como sociedad la auténtica revolución ante tanta corrupción que ya es estridente para todos. Le pido al pueblo que en vez de silencio lance un grito de guerra ante la iimpunidad de un sistema decadente.

  7. iris Dice:

    Todo lo vivido por los integrantes de la Escuela El Cántaro parece ser el argumento de una película épica donde las fuerzas luminosas son atacadas por los poderes de las tinieblas, cuesta creer que semejante atrosidad estén ocurriendo en Carlos Paz 2012.

    Que esta Villa se esté transformando en tierra insierta, de inseguridad creciente, donde el ciudadano pierda sus derechos jurídicos.

    Las últimas noticias sobre otras víctimas es tan estridente que los vecinos se están movilizando en marchas reiteradas frente a la fiscalia Nª2, por temas varios como “la mafia de los lotes”, “basta de corrupción”, “inseguridad jurídica” y yo añado: ¡ “Basta de discriminación IDEOLOGICA !.

    Carlos Paz está despertando y pidiendo a gritos GARANTIAS CONSTITUCIONALES.

    ¿Sr Jurista quien debería controlar el mal desempeño de la fiscalia ?

  8. mariana Dice:

    Es siniestro el móvil que está llevando esta situación más allá de los límites concebibles.
    ES obvio que lo único que quieren acallar es la verdadera libertad inalienable que todo ser tiene en esta vida y es la libertad que conlleva una libertad de elección en el vivir, participar, actuar en tal o cual grupo de su complacencia.
    Lo único que quieren es mantener a “raya” lo que no pueden ni van a poder nunca.
    Toda su supuesta búsqueda de información que pudiese condenar a nuestro maestro se ha convertido por falta de pruebas en un “tratar de mantener a raya”.
    Es grave que esto no tenga relevancia a nivel nacional porque no se trata de buscar la justicia, están tratando de manipular de controlar el pensamiento, la elección que cada uno de nosotros tomó.
    Atenta directamente contra los derechos constitucionales.
    Nunca me sentí más libre que acá.

Los comentarios están desactivados.