Nuestra postura ante el “Abuso sexual”

El sólo hecho de escuchar el delito incriminatorio- “Abuso sexual”- , a mí que soy una discípula de larga data junto al Maestro Mehir, me parece de tal falta de respeto que no se me ocurre nada peor. Pero comprendo que me pasa a mí y a los que lo conocemos bien. Ustedes, como ha quedado bien claro, ya lo juzgaron y condenaron sin conocerlo, prosiguiendo un plan urdido -hoy lo sabemos- desde los más oscuros resentimientos y traumas personales.

De todas las personas, hombres y mujeres, de las que vamos sabiendo su participación en esta infamia, tenemos algo que decir respecto a sus traumas de infancia y ultrajes recibidos a partir por supuesto del hogar, de los padres, que cualquier psicólogo podrá comprobar fácilmente en cuanto se pidan legalmente los peritajes pertinentes.

Ultrajes y traumas de los que no estamos exentos; hay diferencia de escala pero somos una humanidad doliente, muy necesitada de guía y veracidad. Les decimos: llamar las cosas por su nombre.

Lo que nos diferencia de María Kogan, Estefanía Lombardi, Maya Lavayén, Andrea López Ríos, Miguel Tarzia, etc., es que en vez de transpolar nuestro dolor, vergüenza y resentimiento en el Maestro, aceptamos por nuestra propia introspección y reflexión nuestra vida, e intentamos encontrar la gracia; perdonar y perdonarnos, y vivir tratando de superarnos y ser felices con eso y todo. Porque algo que hemos aprendido bien con el Maestro es disfrutar de la maravilla de este mundo con sus luces y sombras.

Abuso sexual  no es un delito posible para la calidad de ser que es Mehir.

¿No se les ha ocurrido pensar que es un sabio de verdad? ¿No sospechan que puede existir un verdadero maestro?

No se puede definir un ser así en términos comunes y conocidos. Lo que sí afirmo es que sé  por sus grandes valores morales, que en esta Escuela no hay abuso sexual, de ninguna clase; sí hay una verdadera educación sexual que le falta a esta cultura y que será una más de las disciplinas que se transmitirán en el Instituto El Cántaro en cuanto se levanten todos los cargos contra Mehir y se autorice oficialmente este Instituto.