Hace aproximadamente tres meses explotaba la bomba dentro de la Escuela del Maestro Mehir: el maestro acusado falsamente de haber cometido abuso sexual de tres ex-discípulas. Ellas, las supuestas víctimas, eran tres mujeres que no llegaron a dar la talla en el camino del intento de nobleza, tal como enseña Mehir. Él, el maestro, habiendo dedicado su vida a la ardua tarea de corregir lo viciado, de enderezar lo torcido, de sanear lo oscuro en las vidas de sus discípulos para lograr condiciones más normales de existencia para ellos, sus familias y su entorno inmediato. La mujer irredimida en el lugar de la víctima; el sabio, señalado por la oscuridad que todo lo aplana, por la mente obnubilada que confunde, tergiversa, mezcla y retuerce. Un dejo de sabor a otras épocas, a otros sabios, a otras confusiones de la Historia con resultados terribles. Casualmente, la médula del proyecto de Mehir: la mujer. Su aspiración más elevada: la mujer leal y digna como núcleo primario de la sociedad, la familia. Paradójica e irónicamente, estas tres mujeres desleales e indignas, lo acusaban de haber abusado sexualmente de ellas.

Lanzada la bomba, lo que siguió fue algo vergonzoso para una sociedad democrática como la que habitamos: hogares de familia allanados por policías armados como para combatir contra un ejército de talibanes, discípulos perseguidos, supuestos robos de computadoras y teléfonos para conseguir información útil a la investigación, una mujer encarcelada por más de un mes sin motivos como botín y amenaza al gurú perseguido, y demás muestras de una persecución encarnizada que, además de desprestigiar el buen nombre del Maestro de Conocimiento, dejaron en evidencia las ambiciones ciegas del fiscal de Villa Carlos Paz, R. Mazzuchi –y su fiscalía- para quien actuar “de oficio” resultó una justificación para el desbande. De más está decir que al día de hoy, no se encontraron pruebas ni nada que comprobara el supuesto delito, más que estos débiles testimonios.

Obviamente, esto no hubiese sucedido si Mehir fuera un maestro de piano. Tampoco hubiese llegado todo tan lejos si la acusación hubiese sido por asociación ilícita, por ejemplo. Pero una acusación de abuso sexual por parte de un maestro espiritual es un cóctel atractivo para las masas aburridas de tanta esterilidad en sus vidas poco intensas; una proyección ahí afuera de las aberraciones que transcurren puertas adentro de sus casas, de sus pensamientos. Y no hay excepciones, sí matices; hay degenerados obvios, que violan y denigran… y hay también los que oran en el banco de la Iglesia y se masturban silenciosos al llegar a casa. O, menos evidente, más cotidiano: está aquel viejo verde que se babea viendo de reojo a la rubia de pechos prominentes que asoman detrás de un hilo dental, mientras le dice a su nietito “qué minón”. Vivimos inmersos en una cultura patológica, cuya enfermedad ya se ha hecho, a lo largo de los siglos, crónica y muy difícil de curar.

Como diría un productor de alguno de los programas de televisión del momento “un maestro acusado de abuso sexual, garpa”. Garpa para el diario que necesita incrementar su circulación, para el programa que quiere sumar unos puntos extra de rating, y  garpa para el fiscal sediento de fama y ambición, y por qué no de dinero, ya que se sabe que hay alguien “pesado” detrás de toda esta infame campaña que atiza el humo negro de la persecución.

De todas formas, pondremos el foco en el caso de abuso sexual y no en la corruptela de la Justicia, ya que esta recusación corre actualmente su curso legal.

Las primigenias tradiciones filosófico religiosas han ido sufriendo las erosiones propias del paso del tiempo, de forma tal de adaptarse a los cambios socio-culturales de cada época. Así, la religión pasó a tener más bien un carácter funcional a la vida de sus seguidores para no incomodar y espantar a los adeptos. Y se fue dando una sutil transa por debajo de las plegarias, sacrificios y oraciones; Dios se ha convertido poco a poco para los católicos en “alguien” (cuyo nombre y apellido es Dios) en quien depositar las miserias que el hombre padece; una proyección de un salvador desvirtuado, que le conseguirá a sus fieles trabajo, dinero, salud, un novio, fertilidad, un viaje… a quien le recite con fe 85 padrenuestros y le encienda una vela a la estampa que lo retrata en su forma humana.

El hombre se ha vuelto ingenuo y ciego, y es muy poco de Espíritu lo que queda en cualquiera de las religiones tal como se presentan hoy. Y, por supuesto, uno de los síntomas más terribles y dolorosos que se derivan de esta patología religiosa que padece toda la sociedad es la castración sexual. El hombre es religioso de la cintura para arriba… de la cintura para abajo nadie sabe cómo ser espiritual. No nos han enseñado esos aspectos pecaminosos, sucios, miserables. Poco a poco, la cultura se ha ocupado de reprimir y castrar al hombre a este respecto al punto que se cree que la forma indiscriminada de concebir la sexualidad es liberal, cuando no es más que la otra cara de la misma moneda, un grito de falsa rebeldía frente a tanta represión sexual.

Cuando conocí a Mehir, me alivió saber que la sexualidad es tan parte de la espiritualidad como la oración y que, de hecho, ambas son dos formas de experimentar a Dios. Un hombre no puede castrar su sexualidad para ser espiritual, porque cuando esto sucede, surgen las degeneraciones archi-conocidas, objeto de los más tristes chistes verdes entre curas y monjitas de clausura, las aberraciones que todos callan pero que sabemos que suceden en las mejores familias, los titulares del diario de las noticias más siniestras de la sección policiales. ¿Qué sucede si uno aprieta el globo desde abajo? Se hincha arriba. Pues, de igual forma, ¿qué sucede cuando se amputa psicológicamente de la cintura para abajo a la persona? Evidentemente, explota por arriba, y se degenera solapadamente en sus pensamientos, en su imaginación… todo de la puerta para adentro.

En este contexto social que tanto nos cuesta discernir y objetivar, justamente por estar inmersos en él, nuestro sexo se da por debajo de una línea que podríamos llamar “sexualidad normal”: anorgasmia, frigidez, eyaculación precoz, necesidad de exageraciones físicas o de estimulación mental, impotencia, partes negadas de nuestro cuerpo, sobre estimulación en todas sus formas, etc., conforman lo que hemos dado en llamar “sexo”. Eso, que por padecerlo todos parece simplemente que “así es”, pues no es normal, ni sano ni evolutivo, y Mehir nos ha enseñado a sus discípulos que antes que sexo más precisamente es “infrasexo”.

Obviamente, no es el Maestro Mehir que intentan describir los que lo acusan de abuso sexual el que habla a sus discípulos de la necesidad de una sexualidad discriminada, sana, consagrada. Obviamente, no es el depravado que pretenden retratar quien nos enseñó a vincularnos sanamente con nuestras partes negadas y a vivir una sexualidad plena, espiritual.

Es por esta misma patología cultural que la fórmula de asociar lo espiritual con una sexualidad ruin es un argumento que funciona entre las masas tan bien como una súper producción de Spielberg. Esta incomprensión, surgida de su propia castración sexual, es la que llevó a estas mujeres a dar su testimonio desvirtuado y a su abogado a enseñarles cómo debían declarar para que toda la causa se centrara en el tema sexual, porque de otra forma se caería antes de llegar a juicio. Esta incomprensión es la que llevó al fiscal a ensañarse tanto con un sabio como lo es Mehir para, incluso, obviar algunos procedimientos legales con tal de atraparlo rápido… todos llevados por su propia frustración sexual, el peligroso combustible que hará explotar en breve su propio globo.

Soy discípula del Maestro Mehir, orgullosa y feliz de serlo, aunque las circunstancias momentáneamente adversas hayan llevado a mi Maestro a refugios lejanos. Hoy “abuso sexual” es para mí sinónimo de persecución ideológica, de mentira incomprobable que puede llevar a la cárcel a cualquier hombre por el agravio injustificado de una hembra en celo. Y nunca lo había percibido como  fenómeno social producto de esta cultura patológica, pero desde que me vi en la obligación de informarme sobre el tema para comprender lo que en verdad estaba sucediendo, descubrí que la gran mayoría de los líderes espirituales actuales son perseguidos y hasta apresados por supuestos delitos sexuales, fundamentalmente por abuso. No por estafa, no por robo: abuso sexual. Y digo “supuestos abusos” porque doy fe que en el caso de Mehir no es más que una persecución ideológica sin fundamentos que, al no tener la contundencia suficiente para enjuiciar, desprestigiar y condenar a un hombre, cobra una forma que en nuestra sociedad infrasexuada es bien eficaz. En una sociedad castrada, pacata, sexualmente timorata y frustrada, una acusación de abuso sexual alcanza para mandar a un hombre a la cárcel sin necesidad de pruebas ni defensa. En el reino del infrasexo la castradita irredimida es reina y, seguramente luego de haber seducido a su propio abogado y al mismo fiscal, los convenció de que en verdad era una víctima de un monstruo horrible que se le montó encima, la penetró, la manoseó y luego la dejó sollozando en el piso. Y ella lo vio irse murmurando entre lágrimas “por quién me has tomado”.

La película es entretenida y consuma las fantasías de muchos morbosos, pero no fueron así los hechos. Mehir es un Maestro de Conocimiento, no un vulgar con necesidad de frotarse contra una mujer para tener una sensación fuera de este mundo. Él vive fuera de este mundo, sin las necesidades inventadas que puede tener quien no es aún un liberado viviente.

Debemos establecer un parámetro antes de iniciar un juicio, antes de cuestionar de qué estamos hablando: si no se cree que existe la posibilidad de un hombre cuya razón esté esclarecida, un hombre que tiene un nivel de ser por completo diferente al propio, si no se da lugar a la idea de que pueda existir un sabio como los de antaño, entonces, no hay nada que juzgar, porque Mehir y su enseñanza no pueden ser reducidos al fango en el que habita el hombre medio. Ni él, ni su escuela, ni sus discípulos. Y mucho menos su sagrada sexualidad.

 

20 comentarios
  1. Luz Dice:

    Como discípula de muchos años del Maestro, puedo atestiguar cuanto él me ha ayudado a comprender la relación entre una sexualidad normal y la salud en todos los planos del ser: vital, físico, emocional, mental, espiritual. Heredamos culturalmente un gran temor a la sexualidad, por ser un poder, una fuerza sobre la que no tenemos control, y nos vinculamos con ella patológicamente, desde la castración o el libertinaje, según las tendencias psicológicas de cada estructura. Todo lo relativo a la sexualidad nos causa, desde esa mecanicidad más o menos trascendida acorde al nivel de trabajo sobre sí (y me refiero al trabajo que solo es posible en una Escuela de Conocimiento con la guía de un verdadero Maestro como es Mehir) todo tipo de incomodidades o bien una postura de falsa superación, que son solamente el reflejo de nuestra falta de “normalidad”, es decir, de integración de una función del ser totalmente natural que lejos de ser un impedimento para la verdadera espiritualidad, es uno de sus basamentos más indispensables, cuando se encuentra consagrada. La energía sexual mal canalizada, es decir, cuando por conflictos no puede canalizarse en una sexualidad normal, vivida sin restricciones, culpas ni excesos, en el marco de un vínculo armónico y evolutivo con el ser amado, produce todo tipo de trastornos, desde patologías en el cuerpo hasta locura, terminando en la imposibilidad de una espiritualidad real.
    El Maestro Mehir es un verdadero sabio, él es capaz de enseñarnos estas cosas porque en su ser ya las ha hecho carne. Como dice la nota, su nivel de ser es completamente diferente del nuestro, y no puede ser reducido al fango en el que habita el hombre medio, que es la sustancia de la cual emergen estas infames, injustificadas, mentirosas acusaciones.
    Como discípula, por esta y muchas otras cosas en las que el Maestro me ha guiado, mi eterno Amor y Agradecimiento.

  2. Paula Dice:

    ¡Levanten los cargos contra el Maestro!
    ¡Depongan de una vez esta mentira de “causa”!

    Este texto es lo suficientemente bello como esclarecedor y explicativo de lo enferma que esta la sociedad.
    Lo lejos que estamos de concebir una sexualidad normal dentro de una sociedad que todo lo vende a través de menospreciar la figura masculina o femenina haciéndola solamente objeto de culto físico, transformándo en un “cacho de carne” lo que debería ser profundo respeto, consagración y devoción entre dos seres.

    Nada más lejos de la sublime enseñanza que el Maestro se ha esmerado en transmitir para intentar sanear estos conceptos enfermos que absorvemos sin cuestionar de ésta sociedad enferma, con el nombre de “sexualidad”.

  3. Daniela - Diseñadora gráfica Dice:

    El morbo, la castración sexual, las frustraciones, los medios que venden cualquier cosa, la sociedad enferma, las perversiones ocultas… todo eso se mezcla y forma un cóctel muy atractivo. En especial para aquellos que necesitan consumir algo que tape el gran vacío que hay en sus vidas.
    Pero es posible elevarnos un poco y empezar a ver las cosas desde otro ángulo, con más inteligencia, y entonces nos damos cuenta del sinsentido que implica ver a Mehir como un abusador. Él está tan lejos de lo que se lo acusa, que todo resulta absurdo y a la vez irritante.
    Obviamente que nada de esto puede ser comprendido si se lo consume ciegamente como a la telenovela de la tarde. Mucho menos tratar de comprender su modo de vida y su enseñanza.

  4. Pablo Dice:

    Para Carreras, Navarro, Salum, Silleta, no existen los maestros…
    No existe otro nivel de ser que el de ellos mismos. Y la existencia de una Escuela (maestro con discípulos) se explica por el simple hecho de que “el maestro es carismático”.
    En el nivel de ser de Mehir no existen las cosas de las cuales se lo acusa.
    Es increíble que vengan primero a allanar y todavía no hayan hecho peritajes a las 3 acusadoras.
    Ojala que el poder judicial no sea un Carreras, un Navarro, un Salum o un Silleta mas… Que no den por sentado las acusaciones y que investiguen a los acusadores!
    Sale una nota en el diario y por eso tenemos allanamientos y meten a una persona presa por 50 días. Ahora que ya están cansados de solo encontrar estatuillas de budas, gente extravagante pero correcta, y hogares lindos, que van a hacer?

  5. Federico Dice:

    Cuando escucho a la gente que ignorante opina y juzgan al maestro, me sorprende mucho la hipocresia con que viven… por un lado condenan lo desconocido, mientras evitan reflexionar acerca de que impresiones o influencias llenan sus mentes cada dia, la television esta llena de sobreestimulacion sexual, programas como “bailando por un morbo” y todos los programas que le siguen el negocio de la prostitucion de “famosas”, no se preguntan si es etico llenarse las mentes con tanto infrasexo; pero desde su mas profunda ignorancia sentencian a un sabio que enseña la correcta canalizacion de la energia sexual.
    si acaso la justicia o el pueblo se interesaran por mejorar la cultura, no aprobarian tanta pornografia en las calles, en la television, es obio que lo unico que importa para esta cultura y para quienes toman las decisiones para el pueblo es lo rentable, lo que es negocio.

    si cada uno se sincera consigo mismo va a encontrar que la perversion de la cual se le acusa al sabio maestro, no esta en este hombre sino que instaurada en cada ciudadano y cada medio de comunicacion, en cada publicidad… ahora me cabe preguntar: si a esta cultura no le interesa la etica sino el negocio… quien esta haciendo negocio detras de los falsos testimonios???

  6. Maria Dice:

    Esta nota realiza un diagnóstico tan objetivo, una crítica tan acertada de lo que es la sexualidad en esta cultura, es más, es REVOLUCIONARIA la visión de Escuela de todos los parámetros culturales, especialmente los que se refieren a la sexualidad y el papel de la mujer en la reedificación de la cultura.
    Si bien una tiene una leve intuición de la anormalidad en la que vive, cuando puede comparar con parámetros que se basan en las leyes naturales, recién ahí puede someter a crítica la educación sexual que ha recibido y como encaró en la vida su propia sexualidad.
    Frente a una sexualidad normal una se enfrenta con el propio infrasexo, y si bien hay escalas (que tienen que ver con los eventos más o menos traumáticos que se vivió), para aquel que es veraz, es terrible la inarmonía con la que llegamos a la Escuela.
    Ahora, ese sería el diagnóstico: “infrasexo”, pero también se da la posibilidad de comprender, echar luz y sanear todo ese inconsciente negro que cada uno trae, eso a condición de ver los propios desvíos y perversiones, que no es nada fácil pero permite ver lo que hay que curar, o darle una vehiculización constructiva y evolutiva.¡Qué maravilla!
    Es obvio que estas mujeres si vieron su propia degradación no tomaron la decisión de un ser maduro, es decir, HACERSE RESPONSABLE DE LA PROPIA PERVERSIÓN Y DE LO QUE ESTE NÚCLEO ENFERMO ATRAE HACIA EL.
    Eso las hubiera dignificado.
    Pero no, es más fácil y menos doloroso que el perverso sea el otro…
    Y encima de la depravación, la calumnia al Ser que puso luz a lo que estaba podrido, y les dio las herramientas para limpiar todo ese contenido corrupto y pestilente.
    Si hay algo meritorio en los discípulos de esta Escuela es la osadía de ver los desvíos y el genuino intento de corregirlos.
    NO ES EL CASO DE ESTAS MUJERES:
    Aparte de enfermas,….desagradecidas, corruptas y calumniadoras.
    Nada que se acerque a un modelo verdadero de mujer. Por el contrario…su prostitución energética las hizo “socias” del poder corrupto de turno. LOS SEMEJANTES SE ATRAEN.
    Es más absurdo aún que se tenga en cuenta los testimonios dados por estas ”doncellas”.
    Por favor! ¡Algún juez neutral y con veracidad que revise la causa! Que realice los peritajes psico-físicos necesarios para desenmascarar toda esta mentira!
    Pongo en tela de juicio los testimonios dados por estas mujeres por todas las razones comentadas anteriormente.
    ¿Tiene algún valor el testimonio de una mujer que no se respeta a si misma, que ha mostrado una astucia y malicia increíbles y que no duda en prostituirse y prostituir todo aquello que esta a su alcance?
    ¡QUE RETIREN LOS CARGOS CONTRA EL SABIO MEHIR!
    Se cayeron las máscaras… ¡llamemos las cosas por su nombre!

  7. metralleta Dice:

    Que vuelva el Maestro,
    que se retiren todos los cargos,
    queremos justicia de verdad; paren de manipular el sistema a su antojo… estamos hartos de esta persecución pónganse a ” laburar ” ustedes los supuestos representantes de la “ley” …

    ?”Que el camino salga a tu encuentro,que el viento siempre esté detrás de tí,que el sol brille cálido sobre tu cara,que la lluvia caiga suave sobre tus campos………y hasta que nos volvamos a encontrar, que Dios te sostenga suavemente sobre la palma de su mano.”

    A mi Maestro

  8. alejandro Dice:

    se ve a las claras que el mentor de esta causa solo puede satifacer su morbo ,con pobres mujeres,solo asi pude estar con alguna …dado que su capacidad varonil debe estar perdida quien sabe donde.,estas seudo mujeres que dicen ser victimas deberian ACUSAR al verdadero culpable que seguramente debe estar entre sus intimos y no proyectar en inocentes como el maestro mehir que lo unico que hace es ayudar a los seres humanos a liberarse de todas sus oscuridades y hacer seres libres ,, como diria alguien no encuentro nada malo en este hombre..por que lo juzgan asi basta de persecucion a inocentes falta de meritos al maestro mehir que entre por la puerta grande de donde nunca nadie debio poner en tela de juicio su honra y ser benefactor de la humanidad

  9. Mariana - Odontóloga Dice:

    Espero que todas las personas que lean esta impecable nota tengan la apertura necesaria para reflexionar sin prejuicios en estas ideas, y ahondar en sus experiencias al respecto. ¿Alguien podría decir que disfruta de una sexualidad sacralizada? Seamos sinceros con nosotros mismos…
    Se pierde demasiada energía en las cuestiones mundanas y nada queda para hacer del encuentro sexual un acto sagrado.
    Mehir enseña las disciplinas y las acciones necesarias para cultivar la energía y no dejarla ir… así hay posibilidades de transmutarla en algo superior, así hombre y mujer pueden encontrar a Dios en su vínculo íntimo y enriquecerse plenamente con ello.

  10. Mariana S Dice:

    Obviamente es veces estamos a años luz de compresiòn de tema que deberìa ser normal y naturalmente sano en la sociedad, muy pocas personas pueden jactarse de tener sexualidad normal o dentro de sus posibilidades sin tintes perversos. Fuera de lo comùn somos seres con una sexualidad casi nula, carente de sentido. Y Algunas personas que tienden a calumniar o no se explican como una persona maravillosa como el maestro pueda tener su polaridad en orden, sin vestigio de desenfreno de ningùn tipo; No les queda otra que especular, envidiar y hasta planear un sin fin de sinestros para aplacar sus frustraciòn. Quizàs es momento de dejar de lado esas murmuraciones mentales para empezar a aclarar las ideas, darle los verdaderos significados a conceptos erròneos para verdaderamente vivir acorde a las leyes.

  11. Corina Dice:

    Es excelente la explicacion de este articulo .Lamentablemente en esta cultura enferma al que es sano se lo acusa ,como es el caso de Mehir,alguien noble que ama y ayuda a los demas porque es conciente de que el amar es el anhelo mas profundo del ser humano.Pero no amor como se entiende en la cultura,en la que los moviles de los actos son egoicos,sino amor como lo puede entender alguien sabio como el,cuyo accionar en la vida diaria es un ejemplo para todos.
    A las mujeres siniestras que lo acusan arrepientanse!!En su conciencia saben perfectamente que estan mintiendo como pueden dormir de noche!!

  12. Ricardo,carpintero Dice:

    Desde que comenzó todo este despropósito , que venimos clamando porque surja alguien que piense de forma libre y tenga cierto poder para contrarrestar el ataque de la fauna que nos persigue.
    Sería esperanzador que en medio de todo esto surja esta persona , como representante de una sociedad diferente a la que en este momento nos ha juzgado y condenado.
    Y esa esperanza sería no solo para nosotros , la Escuela o el Maestro , sino sobre todo para la humanidad, que es la que realmente necesita de esta enseñanza , estos conceptos revolucionarios que son la verdadera puerta de salida a tanto oscurantismo medieval.
    Pido en nombre de la Vedad y la Justicia, por ese alma sensible , por ese librepensador que quiera oírnos y actuar.

  13. maria Dice:

    Vuelvo a decirlo:quien quiera oir que oiga.Estas son las enseñanzas más puras de nuestro Maestro.Aquí están,pero obviamente los desviados de hoy en día preferirán lo que vende,lo que agita el morbo.Quienes tengan la sutileza para ver más allá descubrirán en esta página una enseñanza sublime,que nunca habrán imaginado,dense el inmenso placer de poder ir más allá de todas sus historias infrasexuadas,de pensar más libremente de ir más allá de lo que les enseñaron sus padres,atrévanse a ver como se mueve el mundo hoy en día.Se resume en dos palabras :sexo y dinero.Pero no verdadera sexualidad ni dinero para hacer el bien a la Humanidad.Todo trocado hacia la propia frustración.Soy discípula del Maestro desde hace 15 años.Estoy inmensamente agradecida por todo lo que hoy soy gracias a sus enseñanzas.

  14. Iara Dice:

    Ni pienso las imágenes que se les habrán cruzado por la cabeza al abogado y demás cuando esas tres mujeres atestiguaban con relatos meticulosamente planeados para impactarlos, llenos de detalles, y con las caras y los gestos que habrían utilizado para hacerlo más creíbles.

    Seguramente en las mentes de esos hombres habrán pasado imágenes morbosas que hasta incluso les habrán creado un grado de excitación que provoco la ilusión de haber estado en una de esas escenas.

    Y ellas, que siniestras… saber que les están gestando imágenes que ellos nunca podrán olvidar con ellas mismas de protagonistas, sabiendo que luego se volverían a ver una y otra vez.
    Buscando que estos hombres (muy probablemente casados y con familia) se enamoren de ellas para que las protejan de supuestos peligros sexuales, así elevarlos a ellos como héroes y mantenerlos al filo hasta último momento, haciéndoles creer que son indispensables para ellas hasta que ya no los necesiten más.

    En otras palabras los usan para lograr su objetivo.

    Es increíble el poder que tiene una mujer tratándose de temas sexuales o mejor dicho sexópatas.

    El poder que pueden llegar a ejercer sobre un hombre con solo utilizar la ilusión como arma mortal.

  15. Yanina Dice:

    Bueno, creo que esta nota … resume de manera impecable el trasfondo de las cosas. Para el que quiere ver, para el que quiere oir … hay una magna doctrina expresándose !
    Sres silenciadores del verbo: gracias por propiciar tanta publicidad a la Escuela, son tan obvias sus mentiras como tan obvia la verdad plasmada en estas notas.
    Y como en las películas … SIEMPRE GANAN LOS BUENOS !!

  16. María de los Angeles_Escultora Dice:

    Tengo casi 33 años y provengo de una familia “liberal” para la sociedad, libertina para el Maestro. Si partimos desde esta base ya tenemos en claro como piensan en el mundo, donde los niños se crían viendo Gran H o vedettes casi desnudas franeleando con el conductor de un programa q a su vez se besa indiscriminadamente con lo q sea (y a eso le llaman programa familiar). En mi época era Olmedo y las gatitas pero no voy a negar lo q provocaba en mi mente ver ese género de imágenes y ni quiero pensar lo q sucede en las de los niños actuales, pero para sus madres yo estoy desactualizada. Eso para mí es abuso sexual, donde no se les da la posibilidad a esas criaturas a descubrir el sexo como algo sagrado, y se los llena de morbo sin respeto, sin conciencia, sin detenerse un segundo a pensar si es dañino para ellos.
    Yo agradezco haber conocido a Mehir porq él me enseñó a cuidar a mi hijo de éste tipo de degeneraciones q hubieran sido normales para mí, ignorante de todo lo q implicaba un sexualidad normal.
    Los niños son sagrados y debemos considerar aquello q deseamos dejar como legado para su desarrollo evolutivo.

  17. Manuel Dice:

    Espero que mucha gente que hoy se sigue preguntando por que el no se presenta, lea esta nota y se permita conocer mejor al Maestro.

    Nadie entiende bien que significa esta palabra, ni por que decidimos seguir su enseñanza.

    Nadie llama a los discípulos a dar testimonio de esto.

    Parecen mas bien estar preocupados por encontrar al supuesto monstruo.

    Y si están equivocados?

    Alguien estará dispuesto a pagar el karma por las injusticias cometidas?

    Saben acaso el resultado de actuar con tanta pasión?

    No debería la supuesta ley, actuar con imparcialidad y justicia, es decir con menos afectación?

    Por que tanta vehemencia en los modos de proceder?

    Es evidente que esta cultura esta completamente degradada; tanto que no concibe tal cosa como un “Liberado Viviente”.

    Un ser que viva más allá de su propia vida; que vive para otros.

    Tanto altruismo esta fuera de lo común.

    Yo estoy dispuesto a declarar, como muchos de nosotros.

    Manuel A. Olivera
    DNI: 34.090.034

  18. Fernanda Dice:

    La sociedad debería tomar conciencia de cuales son los verdaderos móviles de las acciones.

    Y espero que se construya el cántaro así todo el mundo pueda aprender como nosotros sobre la verdadera educación sexual y así saber un poco más como canalizar esa energía y que no dispare para cualquier lado.

  19. Yolanda Dice:

    La cultura actual, ¿ cómo llama o qué entienden por sexualidad?
    Pues que se puede entender si lo que se muestra en las calles ,en la tv, el teatro o la publicidad no son mas que muestra de comercio sexual, de indiscriminación sexual y de inversión de la polaridad. Estamos en un sociedad degradada donde sean perdidos los principios primario de género; donde no hay señal de un hombre verdaderamente masculino y una mujer verdaderamente femenina.
    Nuestro Maestro nos enseña discernir lo que es una sexualidad infrasexualda (degradada) y lo que es una sexualidad normal.
    La nota habla por si misma.

  20. adriana Dice:

    Hace veinte años que tuve la “buena estrella”,”la suerte” o como quieran llamarlo,de conocer a un Maestro Genuino. Mehir. Sé,sin dudas,de que la acusación que pesa sobre él, es completamente falsa. Si bien no estoy en este momento participando de las actividades de la Escuela (ya que la escuela no ata a nadie con cadenas para que se queden,ni les lava la cabeza a nadie) no tengo dudas de que la injusticia pasarä pronto.

Los comentarios están desactivados.