Una vida con propósito.

Sé que aún se preguntan: -¿Por qué le decimos Maestro, al Sr. Indij?

Porque es un hombre que asumió su camino como educador, con responsabilidad, esfuerzos  y sacrificando su vida en pos de la humanidad. Es muy fácil decir a otro qué hacer. Pero más genuino y digno es educar con el ejemplo.

El Maestro Mehir es un referente de persona para todo el que lo conoce. Es un ser humano, como nosotros, pero con cualidades extraordinarias, es honorable, digno, elocuente, amable, humanitario, paciente, disciplinado, amoroso, impecable, honesto, sensible, entusiasta y no me alcanzarían varias hojas para describir todos los atributos que posee.

Su propósito es elevado y su anhelo: la evolución del alma. Siempre nos inculcó que seamos responsables y conscientes de nuestros actos y también nos entusiasmó con el proyecto de construir el instituto “El Cántaro” para poder transmitir a otros seres lo que él nos enseñó con tanta paciencia y dedicación.

La Escuela posee tres pilares de enseñanza, para el cuerpo o centro motriz, para la mente o centro intelectual, para el corazón o centro emocional. Disciplinar el cuerpo realizando prácticas de Ciencia de la Energía y Lienchi (artes marciales) para lograr la buena salud y que la energía circule por todo el cuerpo. Activar la mente, estudiando la Magna Doctrina, y el fundamento de todas las religiones y así poder iluminar las ideas y esclarecer la razón.

Controlar las emociones haciendo música, danza, arte, ensoñar leyendas para tener sentimientos amorosos y emociones puras. Con el trabajo diario sobre los centros, uno puede lograr la armonía del ser, y aunque parezca increíble que tengamos esta posibilidad evolutiva, tengo la certeza de que se puede, porque tengo como referente al Maestro Mehir.

También reconozco que en este periodo, la humanidad está en el cenit de la materialidad, la brutalidad y el egoísmo. Puntos de gravedad donde la mayoría sucumbe, involuntariamente atraídos por la fatalidad, porque no saben que hay otra posibilidad, la armonía de los centros, para liberar el alma de los instintos básicos, un camino espiritual, lleno de amor y luz.

Él nos educó para que seamos pilares de la enseñanza, sembró y cultivó en cada uno de sus discípulos, la semilla del conocimiento y las disciplinas de la Escuela, que serán transmitidas generación tras generación, porque el propósito es crear condiciones normales de existencia, el tejido sano de la humanidad.

Es parte de la historia de un verdadero Iniciado sufrir la persecución de la barbarie, por su idealismo, sus creencias y su sentido humanitario. A pesar de la adversidad, tengo fe y la plena certeza de que todo se va a esclarecer, porque existe una justicia divina, compañera de la luz y la verdad.

Pedimos a personas de buena voluntad que nos permitan cumplir con nuestro destino, que retiren los cargos contra el Sabio Maestro Mehir (Mario Darío Indij) y la aprobación del instituto El Cántaro, uno capaz de calmar la sed en este océano de la existencia.